Dequevalapeli.com

La rosa roja (1960) contada por: Dqvlapeli Blog

Sobre la película

La rosa roja

ESPAÑA, 1960
IDIOMAS: Español | 79 min. | Color | 1,66:1 Panorámico

DIRECCIÓN: Carlos Serrano de Osma
PRODUCCIÓN: Espejo Films (España), Visor Films (España)
INTÉRPRETES: Mikaela, Luis Peña, Pedro Porcel, Conrado San Martín, Elena Espejo, Antonio Almorós, Emilio Santiago, Santiago Ontañón, Arturo López González, Rafael Bardem, Santiago Rivero
GUIÓN: Manuel Barrios
FOTOGRAFÍA: Miguel F. Mila
MÚSICA: Salvador Ruiz de Luna

SINOPSIS:

Los amores desgraciados de La Parrala, una cantante de la que se enamoran tres hombres.

GÉNERO: Drama



CONTADA POR:
Dqvlapeli Blog
Contador de DQVlapeli

Blog

La rosa roja (1960)

Por Dqvlapeli Blog - De qué va ... - 19/08/2018

La rosa roja (Carlos Serrano de Osma, 1960)

Dolores “La Parrala” (Mikaela) lleva una maldición en su voz. Sigue así el libretista Manuel Barrios a Federico García Lorca cuando escribía en Poema del cante jondo: “Sobre el tablado oscuro, / la Parrala sostiene / una conversación / con la muerte”. La composición se titula “Café cantante” y es precisamente en los cafés cantantes de Andalucía –el de Silverio Franconetti en Sevilla o el de Chinitas en Málaga- donde “La Parrala” va desgranando sus desamores.

blog La rosa rojaTodo arranca con el intento de violación de Luis Conde (Luis Peña), un señorito calavera, acostumbrado a hacer suya a cuanta mujer se cruza en su camino. La salva de la infamia José Manuel (Conrado San Martín), pero éste tiene un enfrentamiento a navaja con el correveidile del señorito y lo mata. A consecuencia de esta muerte se echa al monte. Desde entonces se convierte en un bandolero solitario conocido como “El Lebrijano” al que los pregones de ciego tildan de sanguinario e infanticida. “La Parrala” se ha visto abocada a trabajar en el ambiente encanallado de los cafés cantantes. Quiere la suerte que en Sevilla entre en contacto con Silverio Franconetti -el decorador Santiago Ontañón, amigo de Lorca y responsable de las estilizadas escenografías de la cinta-, cantaor él mismo y degustador del talento. Es él quien la empareja con Antonio “El Portugués” (Antonio Almorós), que la seguirá fielmente allá donde vaya, sin pedir jamás una limosna de amor. En su ascenso a la cumbre del éxito, “La Parrala” tiene algunos encuentros más con Luis, ahora regenerado y responsable secreto del bienestar de la madre de la cancionista. Sin embargo, el odio que ella siente le lleva a arruinarlo, exigiéndole fincas y otros regalos a cambio de su desprecio.

En uno de sus viajes en diligencia, “La Parrala” se ha encontrado con “El Lebrijano”. Éste iba enmascarado, pero, en lugar de desvalijarla, le ha entregado una rosa roja que es una promesa de amor. Cuando “La Parrala” se encuentra en Sevilla a un hombre recitando las sangrientas hazañas del bandido, se indigna y, como don Quijote con el retablo de Maese Pedro, la emprende a golpes con el sujeto y su cartel. Así termina ante un capitán de migueletes (Santiago Rivero) que decide utilizarla como cebo. En efecto, ante el anuncio de su actuación en el Café de Silverio, José Manuel se presenta allí y cae en la trampa.

Quienes se han acercado a la obra de Serrano de Osma y a esta última película de su filmografía han resaltado la autonomía de la forma con respecto a lo narrado o, al menos, su prevalencia. Esta observación resulta aún más interesante si tenemos en cuenta que se trata de una fabulación en torno a un personaje histórico con ciertos paralelismos con La Lola se va a los puertos, el drama en verso de los hermanos Machado que había llevado a la pantalla Juan de Orduña con Juanita Reina como figura estelar. La habilidad de Serrano de Osma para tocar todos los tópicos de la españolada sin caer nunca en la caricatura que, en esencia, es este género resulta aún más sorprendente por cuanto que su otro acercamiento al cine folklórico -Embrujo (1947)- había sido un torpedo en la línea de flotación del filón y de dos de sus figuras más aclamadas en los escenarios, aunque aún poco explotadas por el cine: Lola Flores y Manolo Caracol.

Elena Espejo, coproductora de la película y eterna noviecita de Conrado San Martín una década antes en Emisora Films, aparece brevemente como cantante. Dolores tuvo una hermana, Trinidad, conocida también como “La Parrala”. A ésta es a la que dedicó Xandro Valerio su poema-canción homónimo: “¿Quién me compra este misterio? / Adivina adivinanza; / ¿Por quién llora, por quién bebe, / por quién sufre La Parrala?”. A partir de su melodramático esquema argumental realizó Edgar Neville en 1941 el cortometraje del mismo título, que ambientaba también en el sevillano Café de Silverio.

Perfiles relacionados con esta película

La españolada
1845, París
Francia

Carlos Serrano de Osma
1916, Madrid - 1984, Alicante
España

Otras películas de Carlos Serrano de Osma


por Asier Aranzubia Cob

Embrujo
Carlos Serrano de Osma
Música, España, 1946

Películas relacionadas

Embrujo
Carlos Serrano de Osma, 1946
por Asier Aranzubia Cob
Deseo
Gerardo Vera, 2002
por Ángeles Caso
El Lazarillo de Tormes
César Fernández Ardavín, 1959
por Teresa Galeote
En la ciudad sin límites
Antonio Hernández, 2002
por Juan Jacinto Muñoz Rengel
Tierra
Julio Medem, 1996
por Francesc Miralles

Guerra Civil (1936-1939)

Películas destacadas

Epílogo
Gonzalo Suárez, 1983
por David Torrejón
Shirley Temple Story
Antoni Padrós, 1976
por Vicente J. Benet

¿ Qué nos cuenta Horacio Convertini ?

películas (1)

Suscríbete al Boletín

¿Quieres recibir las novedades en tu e-mail?