Dequevalapeli.com

Blog

Muere una mujer (1964)

Por Dqvlapeli Blog - De qué va ... - 31/05/2020

Muere una mujer (Mario Camus, 1964)

blog Muere una mujerTras el fracaso de Llanto por un bandido (Carlos Saura, 1963), Saura escribe una serie de guiones o argumentos que por unos motivos o por otros no llegan a la pantalla. Seguramente se sintió aliviado cuando le cedió a Mario Camus el primer desarrollo de Muere a una mujer para que éste lo sometiera a la consideración de Moncayo Films. La productora zaragozana ha decidido dar el salto al largometraje y se somete al criterio de Víctor Monreal, uno de los socios y director de fotografía en la factoría de Iquino de, entre otras, Young Sánchez (Mario Camus, 1963). Sin embargo, el entorno alto-burgués en que se desarrolla la intriga criminal, la fotografía en Eastmancolor y el reparto estelar —con Alberto Closas y la emergente Gisia Paradís a la cabeza— sitúan la nueva película en un estadío alejadísimo de la aproximación al realismo social que suponía su empeño conjunto anterior. Todo aquí es deliberadamente artificioso, del envoltorio a la trama: más que un whodunit, un whydunit. La muerte por causas naturales de una mujer (Mabel Karr) se ha debido —según descubriremos en un flashback tan torpe de concepción como de ejecución— al descubrimiento del cadáver de un joven en el maletero del coche de su marido (Closas). Éste y su cuñada (Paradís) elaborarán una sofisticada hañagaza para descubrir al verdadero asesino, con la connivencia de un inspector de policía (José María Oviés). Influidos seguramente por la alambicada trama —un poco al modo de Dial M for Murder (Crimen perfecto, Alfred Hitchcock, 1954)— y por la presencia de dos rubias gélidas, los reseñistas han señalado habitualmente su condición de pastiche hitchcockiano. Sin embargo, nos parece más interesante resaltar la presencia de un personaje notoriamente bisexual en un papel central, capaz de satisfacer a la joven prostituta por la que se interesa el protagonista, de seducir a su mujer y de convivir con un decorador cinematográfico en decadencia (Tomás Blanco), cuyos celos son el motivo del crimen. Para que no quede ninguna duda, el personaje es presentado saliendo de la piscina, marcando paquete con un ceñido bañador rojo y exhibiéndose ante el decorador y ante los pacatos censores de la época sin que, al parecer, estos planos sufrieran merma alguna… a no ser que hayan sido repuestos con posterioridad en la copia o que hubiera como señuelo algún plano más corto y eso permitiera que los largos pasaran el filtro.

escribe tu comentario

Para comentar este artículo tienes que estar identificado.

Categorias

Mirándonos el ombligo
8 artículos
Del anaquel
16 artículos
En la Red
9 artículos
Archivos
6 artículos
Perfiles
4 artículos
Temas
8 artículos
Novedades
13 artículos
De qué va ...
1066 artículos

Libros de cine en ConoceralAutor.es

Vittorio de Sica
Aguilar y Cabrerizo
Cátedra / Filmoteca Española, 2015
James Bond
Joaquín Rodríguez Burgos
Páginas de Espuma, 2004
Alégrame el día
Jesús Palacios
Espasa, 2007

Películas destacadas

Nueve reinas
Fabián Belinsky, 2000
por César Strawberry
Ninette y un señor de Murcia
Fernando Fernán-Gómez, 1965
por Miguel Ángel de Rus

Películas por idiomas

Películas por país

¿ Qué nos cuenta Lidia Falcón ?

películas (1)

Próximamente

  1. La lectora de Saramago de Ubaldo Fernández.
    Filosofía. Doce Robles, 2019.
  1. Voz de niebla de Juana Vázquez.
    Poesía. Ars Poetica, 2020.

Hoy en ConoceralAutor.es

Sin red en la red
Joaquín Lera
Poesía
Cuadernos del laberinto, 2020