Dequevalapeli.com

Blog

Doctor Jekyll y el hombre lobo (1972)

Por Dqvlapeli Blog - De qué va ... - 30/07/2021

Doctor Jekyll y el hombre lobo (León Klimovsky, 1972)

blog Doctor Jekyll y el hombre loboFruto de su asociación con Paul Naschy en La noche de Walpurgis (1971), León Klimovsky se incoprora a esta otra entrega del ciclo del licántropo Waldemar Daninsky con una nueva variante dentro del fantástico. Es el doctor Jekyll el encargado de curar al lobishome gracias a un suero que consigue anular temporalmete su alter ego licantrópico, pero sólo para transformarlo en un tipo sádico y entregado a sus más bajas pasiones: míster Hyde. No son las únicas alusiones al género, puesto que la localización transilvana propicia también las referencias a Drácula e, incluso, a los campesinos que queman el castillo de Frankenstein.

La acción arranca cuando Imre (José Marco) y su joven esposa Justine (Shirley Corrigan) viajan a Transilvania en viaje de novios. Ella no tarda en quedar viuda porque un grupo de lugareños asesina a su marido para robarle el coche. Cuando están a punto de violarla, aparece Waldemar (Naschy), que la salva y la lleva a su castillo. Ella, agradecida, le propone que la acompañe a Londres, donde su amigo Henry Jekyll (Jack Taylor), nieto de aquel que hiciera célebre Robert Louis Stevenson, acaso disponga de un método para curarle. Éste no puede ser más enrevesado: le inoculará el suero que lo convierte en Hyde, de mamera que esta segunda personalidad anule la licantrópica, y luego le inyectará un antidoto que desactive al siniestro Hyde. Pero los celos de Sandra (Mirtha Miller), la ayudante del doctor, darán traste con el plan, embarcándose con Hyde en una orgía de sadismo en la que Justine será la víctima inocente.

No obstante, ya ha pasado casi una hora de película cuando llega este momento. El largo prólogo y las primeras correrías del hombre lobo transilvano en Londres han servido para que asistamos a la primera transformación en la exótica localización de... un ascensor. No menos sabor bizarro tiene la estampa de Hyde paseándose con capa y sombrero de copa por los clubs de estriptis del Soho. Una transformación estroboscópica aporta novedad a los procedimientos habituales en el género y Klimovsky consigue insuflar cierto lirismo en algunas secuencias aisladas, a tenor con el romanticismo enfermizo con el que siempre trató Paul Naschy a su personaje más amado.

escribe tu comentario

Para comentar este artículo tienes que estar identificado.

Categorias

Mirándonos el ombligo
8 artículos
Del anaquel
16 artículos
En la Red
9 artículos
Archivos
6 artículos
Perfiles
4 artículos
Temas
8 artículos
Novedades
13 artículos
De qué va ...
1278 artículos

Libros de cine en ConoceralAutor.es

Alégrame el día
Jesús Palacios
Espasa, 2007
Entradas de cine
Medardo Fraile
Huerga y Fierro, 2008

Películas destacadas

El verdugo
Luis G. Berlanga, 1963
por Ignacio Mª Muñoz
azuloscurocasinegro
Daniel Sánchez Arévalo, 2006
por Daniel de Vicente

Películas por idiomas

Películas por país

¿ Qué nos cuenta Nuria Ruíz de Viñaspre ?

películas (1)

Hoy en ConoceralAutor.es

El último capítulo
Javier Garrigues Flórez
Narrativa
Cuadernos del laberinto, 2021