Dequevalapeli.com

El hombre que perdió el tren (1957) contada por: Dqvlapeli Blog

Sobre la película

El hombre que perdió el tren

ESPAÑA,MÉXICO, 1957
IDIOMAS: Español | 88 min. | Blanco / Negro | 1,37:1 Normal

DIRECCIÓN: León Klimovsky
PRODUCCIÓN: Chapalo Films (España), Oro Films (México)
INTÉRPRETES: Armando Calvo, Rosita Arenas, Tony Leblanc, Antonio Riquelme, Matilde Muñoz Sampedro, Mario Berriatúa, Xan das Bolas, Marcela Yurfa, Rafael Bardem, Mariano Ozores
GUIÓN: José Santugini,
FOTOGRAFÍA: Godofredo Pacheco
MÚSICA: Isidro B. Maiztegui

SINOPSIS:

Un viajante llega a una ciudad donde todo el mundo cree reconocerlo.

GÉNERO: Comedia
OTROS TITULOS: Marcelino perdió el tren



CONTADA POR:
Dqvlapeli Blog
Contador de DQVlapeli

Blog

El hombre que perdió el tren / Marcelino perdió el tren (1957)

Por Dqvlapeli Blog - De qué va ... - 13/07/2021

El hombre que perdió el tren / Marcelino perdió el tren (León Klimovsky, 1957)

Como en ¡SOS, abuelita!, Klimovsky demuestra una total falta de sintonía con el material que se trae entre manos. Ni las interpretaciones están entonadas ni las escenas tienen el dinamismo que requeriría una comedia brillante como la que le servía el guión de Santugini. Éste no deja de tener ciertos inconvenienetes, sobre los que volveremos más adelante, pero está claro que Klimovsky no termina decogerle el pulso al asunto. El argumento juega una vez más con la confusión de identidades. Un agente de seguros pierde el tren que debe llevarle a Madrid y de resultas de ello debe permanecer en la pequeña capital de provincias de Alcona, donde es confundido con un prohombre de la localidad desaparecido tiempo atrás. Maximino López, agente de seguros de la compañía Menfis es un pobre desgraciado. Cuando lo conocemos, en un colmado de un villorrio llamado Valdemorillo intenta conseguir la renovación de la póliza del propietario de la tienda de ultramarinos, pero en Valdemorillo nadie quiere asegurarse y Maximino viaja con poco ánimo y peor suerte a la capital de la provincia, Alcona, donde debe enlazar con el tren a Madrid y a un futuro igual de gris que su pasado.

Pero el autobús tiene una avería y Maximino pierde el enlace. Para entretener el tiempo en Alcona sólo se pueden hacer dos cosas: vistar la catedral y el Lago Romántico. Maximino toma un coche hasta la ciudad pero el taxista (Erasmo Pascual) comienza a hacer visajes de espanto apenas le ve. Para el coche con una excusa ante la farmacia y le cuenta al boticario (Mariano Ozores padre) que Francisco Bastiña ha regresado a Alcona y quiere visitar la catedral. Pero resulta que ese mismo día y hora, la mujer Francisco Bastiña, Elena (Rosita Arenas), después de dos años de luto riguroso y medio de alivio, está a punto de contraer matrimonio con Ramón Zaíllo (Tony Leblanc).

La gente se espanta al verle. Corren hasta la iglesia e interrumpen la boda de Elena. Los vecinos le han confundido con Francisco Bastiña, médico eminente, músico aficionado y hombre de gran éxito entre el elemento femenino. Elena, que se creía viuda, vuelve a casa convencida de que Maximino es su marido, que ha regresado de una de sus juergas. El hombre con el que le confunden murió hace tres años, pero él, que ha llevado siempre una vida mediocre, tiene que decidir si a lo mejor ésta que se le ofrece ahora no merecerá más la pena que la suya.

Los enredos se acumulan: el novio compuesto y sin novia hace de las suyas, él recibe un banquete homenaje y los responsables del seguro de medio millón de pesetas que ha cobrado Elena por el fallecimiento de su marido reclaman la devolución. A pesar de ello, el amor ha nacido entre ambos y Maximino se muestra dispuesto a casarse. Elena le recuerda que ya están casados. Cuando regresan a casa por la noche, Maximino decide irse sin decir nada. Pero Elena se ha enterado de su verdadera identidad.

En algunas filmografías figura como película exclusivamente española aunque otras bases de datos dan el título mexicano –Marcelino perdió el tren- y la productora Oro Films, que en esos años participa en algunas coproducciones como el díptico de El Coyote. La presencia de Rosita Arenas y Armando Calvo, afincado desde la década anterior en México, parece confirmar este extremo. El título de estreno en México fue Marcelino –y no Maximino- perdió el tren. Acaso el nombre de Maximino pareciera poco viril para el recio mexicano y el probable doblaje ayudó a redondear la operación.

El guión pasa censura previa el 10 de septiembre de 1957: Su “asunto disparatado” y el “carácter cómico del argumento” disuaden a los censores de cargar contra el guión, puesto que les parece inofensivo. El 13 de febrero de 1958 la película se proyecta para la Junta de Clasificación y Censura, que la autoriza para mayores de 16 años y le da una clasificaciónde 1ª B. En general los censores se quejan de lo convencional de la trama pero todos coinciden en que está desarrollada con habilidad. La película no se estrena en Madrid hasta tres años después de su realización.

Perfiles relacionados con esta película

León Klimovsky
1906, Buenos Aires - 1996, Madrid
Argentina

Películas relacionadas

Todo es mentira
Álvaro Fernández Armero, 1994
por José Luis Ordóñez
Al sur de Granada
Fernando Colomo, 2003
por Silvia Gallego
Justino, un asesino de la tercera edad
La Cuadrilla (Santiago Aguilar y Luis Guridi), 1994
por La Cuadrilla
La gran familia
Fernando Palacios, 1962
por Chema Rodríguez-Calderón
El verdugo
Luis G. Berlanga, 1963
por Andrés Sorel

Guerra Civil (1936-1939)

Películas destacadas

El día de la bestia
Álex de la Iglesia, 1995
por Pavel Taret
Cuerda de presos
Pedro Lazaga, 1955
por Eduardo Moga

¿ Qué nos cuenta Mario Miguelañez González ?

películas (1)

Suscríbete al Boletín

¿Quieres recibir las novedades en tu e-mail?