Dequevalapeli.com

Blog

Topical Spanish (1970)

Por Santiago Aguilar - De qué va ... - 03/06/2018

Topical Spanish (Ramón Masats, 1970)

En la génesis de Topical Spanish estaba un episodio homónimo dirigido en 1969 por Pedro Olea para una serie de televisión europea titulada “People to People” también con guión del humorista. No obstante, Chumy minimiza su contribución al guión de la película de Masats y asegura que su principal aportación fue intentar convencerle de que no la hiciese.

blog Topical SpanishEn esta cinta atípica se entrelazan, como poco, cuatro líneas maestras. La base es un musical pop construido a partir de las figuras de la cantante Guillermina Motta y los componentes del grupo Los Íberos. La formación ficticia del grupo y la búsqueda de financiación para grabación de su primer disco son el levísimo hilo argumental sobre el que se articulan una serie de viñetas a caballo entre el casticismo y el pop, en una senda muy similar a la que había transitado Zulueta en Un, dos, tres... al escondite inglés (Iván Zulueta, 1970), en la que el grupo participaba también con la cara B de su primer single, Hiding Behind my Smile, grabado en Londres con el patrocinio de Columbia. En ambas películas hay muestras palmarias de un rupturismo formal que había inaugurado Richard Lester en sus películas con The Beatles. De hecho, mientras barajan nombres con los que bautizar al grupo, alguien propone precisamente... “los Beatles, que es un nombre sencillo pero de mucho impacto”.

Los Iberos están en ese momento en la cresta de la ola. El grupo se ha formado en Málaga tres años antes, pero desde entonces han grabado un buen puñado de programas de Escala en Hi-Fi (Isidoro Martínez Ferry, 1961-1967) y actúan como grupo de apoyo para la Massiel posteurovisiva. En la película interpretan Fantastic Girl, Back in Time y Amar en silencio, temas pop con aromas sicodélicos grabados en inglés para intentar colocarlos en las listas de éxitos anglosajonas, tras la estela de Los Bravos. No obstante, por lo que sea, la formación no está disponible al completo. A, Adolfo Rodríguez y José Castillo, Quique Pérez Santana se suma el actor Víctor Petit tomando el puesto de Enrique Lozano, el líder del grupo. Adolfo Rodríguez, que más tarde formaría parte del cuarteto Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán, interpreta al seminarista que cuelga la sotana, y que proporciona a Masats la oportunidad de autocitarse en su fotografía más célebre: la del seminarista que se estira para parar un gol en un partido de fútbol que se juega en el campo del Seminario Conciliar de Madrid.

La segunda es lo que, contemplado desde un punto de vista meramente genérico, tiene de exacerbación de los elementos próximos a la vanguardia contemporánea que sin duda tienen que ver con las preocupaciones de Masats en su afán por trascender el mundo de la fotografía. De ahí la utilización de un montaje abrupto, el recurso a grandes angulares, el uso de planos acelerados, la inserción de didascalias, la inclusión de elementos autorreferenciales... Cuando el grupo tiene un éxito, aparece la fama que es una valquiria y derrama literalmente el cuerno de la abundancia sobre sus cabezas. Terminado su plano, la amazona desmonta y se dirige a la trasera del decorado donde toma asiento en una silla de tijera.

Hay en tercer lugar una dimensión sociológica expresada en el título de la película, que pretende exponer los contrastes entre “lo nuevo y lo viejo”. Es aquí donde uno cree apreciar la mano de Chumy Chúmez. Juan Carlos, uno de los componentes de la banda musical, discute con una sueca sobre la idiosincrasia española, en el entorno más adecuado: el Pueblo Español de Montjuic. Según su pedantesca explicación nuestras peculiares características se deben tanto a lo extremoso del clima como a la mezcla de etnias que han conformado históricamente al celtíbero. Pero remata con un chulesco: “además, ¿tú eres doncella? ¡Pues entonces!”. La sueca pasa entonces a relatar su dramático pasado en términos cien por cien codornicescos: “el primer hombre de mi vida fue un señorito sueco. Él trabajaba en su granja guardando los renos en el bosque. Yo era pura, honesta. Pero una tarde de primavera, a la orillita del río...”. Ante su minifalda, dos vejetes comentan: “Yo no es que tenga nada en contra de la minifalda. Lo único que digo es: ¿te gustaría que tu padre se vistiera así?”.

O el momento en que Alicia (Guillermina Motta) acude al banco para solicitar un crédito. El director (Saza) la acosa inclemente: “si supiera usted –arguye, al tiempo que le corta la retirada– lo solos que estamos los directores de bancos, sin nadie que comprenda que el dinero no hace la felicidad, que el dinero conduce al pecado y que por tanto yo tengo que acumular cuanto pueda para librar de tentaciones a mis semejantes”.

Hay, por último, un juego genérico en el que la ficción se contamina con elementos documentales –chabolas cuando Los Íberos se van a vivir a un castillo, un recorrido en taxi por las Ramblas...– e, incluso, falsos reportajes, como la encuesta entre los participantes en el concurso para formar parte del grupo con la que se abre la película. Uno se siente tentado a hablar de una posible influencia de manolo Summers, pero la personalidad de Masats como fotógrafo es demasiado fuerte para someterse a influjos.

En el terreno de los chistes privados, durante una recepción unos señores muy encopetados hablan de una exótica fotógrafa a la que uno de ellos dice haber visto en la recepción que los Carandell han dado el día anterior en honor de los González Castrillo, alias Chúmez. El final, seguramente es el signo de los tiempos y una de las preocupaciones permanentes de Chumy: unos encapuchados del Ku Klux Klan intentan electrocutarlos, pero fracasan en su intento. El concierto en la plaza de toros que debe consagrarlos se suspende por lluvia, pero cuando cantan Fantastic Girl todos bailan. Los cuatro miembros del grupo han encontrado el amor: el seminarista con la mánager, el racial bajista con la modelo sueca afincada en Barcelona, el guitarrista con una fotógrafa nigeriana que ha venido a España a hacer un reportaje exótico y el batería… ¡con una marciana! Durante la actuación final las cuatro están embarazadas. Para aplacar las suspicacias de censores y gentes piempensantes, la marciana muestra a la cámara su alianza de casada.

En el paisaje desolado de Los Monegros un rústico le cuenta a su nieto el final de la historia: “vino la crisis y tuvieron que aprender de nuevo a sembrar. A la lumbre, cantaban sus padres... She’s a fantastic girl”. Podría ser el principio de Total (José Luis Cuerda, 1983).

escribe tu comentario

Para comentar este artículo tienes que estar identificado.

Categorias

Mirándonos el ombligo
8 artículos
Del anaquel
16 artículos
En la Red
8 artículos
Archivos
6 artículos
Perfiles
4 artículos
Temas
8 artículos
Novedades
13 artículos
De qué va ...
733 artículos

Libros de cine en ConoceralAutor.es

Cine y Guerra Civil española
Vicente Sánchez-Biosca
Alianza, 2006
Edgar Neville
Santiago Aguilar
Filmoteca Española, 2002
Alégrame el día
Jesús Palacios
Espasa, 2007
Comedia cinematográfica española
Álvaro del Amo
Cuadernos Diálogo, 1975

Películas destacadas

Amanece que no es poco
José Luis Cuerda, 1988
por Juanjo Escribano
Historias de la radio
José Luis Sáenz de Heredia, 1955
por Antonio Gómez Montejano

Películas por idiomas

aimara | 
català | 
galego | 

Películas por país

¿ Qué nos cuenta Santiago Aguilar ?

películas (31)

Hoy en ConoceralAutor.es

Versos que un día escribí desnudo
José Manuel Lucía Megias
Poesía
Bala Perdida, 2018