Dequevalapeli.com

Blog

Las salvajes en Puente San Gil (1967)

Por Santiago Aguilar - De qué va ... - 13/02/2018

Las salvajes en Puente San Gil (Antonio Ribas, 1967)

Frente a la modulación de dúos y tríos con los que orquesta sus escenas Fernán-Gómez y a la ordenada polifonía mediante la cual Berlanga resuelve las suyas, a pesar de la coralidad de las acciones y gracias al plano-secuencia, el director catalán plantea el puro grito. Grita Rosa (Elena María Tejeiro) enseñándoles las piernas a los mozos rijosos que se encaraman a los ventanucos y grita Marisa Paredes a la noche, sentada en la barandilla de un puente, en el papel de una vedette borracha. El único que habla en voz queda es el curita de Puente San Gil (Adolfo Marsillach) y termina con la cabeza abierta cuando las bailarinas se enteren de que los mozos del pueblo, excitados por la suspensión de la función, han violado a la primera vedette (Rosanna Yanni).

blog Las salvajes de Puente San GilDurante el primer acto -el trayecto de la estación hasta el pueblo en diferentes medios de transporte, a cada cual más denigrante- esta maniobra nos permite ir caracterizando a las chicas, porque al actor cómico (Jesús Guzmán) y al galán (Jesús Aristu) es fácil identificarlos dada su condición casi única de hombres en un entorno netamente femenino comandado por la ex-vedette Palmira Imperio (Trini Alonso): la quejica rubia Asunción (Carmen de Lirio), la resignada Tere (Charo Soriano), la vengativa morenita apodada "La Limonera" (María Silva), la racista Magda (Vicky Lagos), la ingenua Manolita (Fernanda Hurtado)... Y Maruja (Nuria Torray), a la que se acusa de haber promovido en Pozo Verde el escándalo que ha dado con el propietario del hotel en la cárcel, y que le costará el despido de la compañía.

Aquí todavía tiene su peso el escalafón, las envidias y rencillas por el camerino que debe ocupar cada cual. Luego, según avanza el día y se hace evidente que no va a haber lugar donde comer ni dormir, que la función se suspende y, por tanto, no se cobra, los ánimos se encrespan y la situación sube de tono. En cambio, en el tercer acto, la escisión en varios grupos disipa la tensión. La necesidad de "airear" la obra teatral a fin de que resulte cinematográfica, funciona en contra de la tensión dramática que generaba la reclusión en un decorado único y la presión que esto iba generando en torno a la figura de la mujer liberada y promiscua, que en el imaginario rural adquieren las chicas del cuerpo de baile de la compañía de revistas.

escribe tu comentario

Para comentar este artículo tienes que estar identificado.

Categorias

Mirándonos el ombligo
8 artículos
Del anaquel
16 artículos
En la Red
8 artículos
Archivos
6 artículos
Perfiles
4 artículos
Temas
8 artículos
Novedades
13 artículos
De qué va ...
639 artículos

Libros de cine en ConoceralAutor.es

La contadora de películas
Hernán Rivera Letelier
Alfaguara, 2009
Rafael Azcona en el Diario Pueblo (1954-1956)
Santiago Aguilar
Instituto de Estudios Riojanos, 2014
Campamento Flipy
Flipy
Espasa, 2010
Alégrame el día
Jesús Palacios
Espasa, 2007

Se busca contador

Aquileo Venganza
Ciro Durán, 1968
Se busca contador
La barraca
Roberto Gavaldón, 1944
Se busca contador
Una familia de tantas
Alejandro Galindo, 1948
Se busca contador

Películas destacadas

Belle Époque
Fernando Trueba, 1992
por Lola López Mondejar
Lucía y el sexo
Julio Médem, 2001
por Jorge Urrea Filgueira

Películas por idiomas

aimara | 
català | 
galego | 

Películas por país

¿ Qué nos cuenta Ana Cristina Herreros ?

películas (1)

Hoy en ConoceralAutor.es

La niña del salto
Edgar Borges
Novela
Ediciones Carena, 2018

Próximamente

  1. El emigrante.
    Sebastián Almeida, 1958
    contada por Antonio de Oyarzábal.
  1. El viaje a ninguna parte.
    Fernando Fernán-Gómez, 1986
    contada por Juan José Severo Huertas.
  1. La chispa de la vida.
    Álex de la Iglesia, 2011
    contada por Edgar Borges .