Dequevalapeli.com

Blog

El monumento (1970) / ¡Qué verde era mi duque! (1980)

Por Dqvlapeli Blog - De qué va ... - 05/12/2017

El monumento (José María Forqué, 1970)

¡Qué verde era mi duque! (José María Forqué, 1980)

Antes de asentar su alianza literaria con Hermógenes Sáinz y después de haber escrito guiones junto a Jaime de Armiñán o al comediógrafo de éxito Juan Alonso Millán, Forqué recaba durante un breve pero intenso periodo, a principios de la década de los setenta, la colaboración de Rafael Azcona. Juntos escriben cuatro guiones en los que el guionista riojano se pliega a los intereses del director, como, por otro lado, ha hecho con Carlos Saura a lo largo de la década anterior y hará en breve junto a Pedro Olea. Sin embargo, la época más prestigiosa de Forqué quedó atrás hace tiempo y su interés en esta etapa por poner en evidencia la hipocresía del patriarcado y las armas que la mujer posee para ponerlo en evidencia no termina de casar con los precisos puntos de vista de Azcona. Es así que este bloque de su obra queda siempre como una nota a pie de página o enterrada en un epígrafe de colaboraciones misceláneas, trabajos alimenticios, que poco o nada aportan a su prestigio.

blog El monumentoY, sin embargo, El monumento, primer fruto de la colaboración entre Azcona y Forqué cuenta con varios puntos de interés en las filmografías de ambos. El argumento es del polifacético Jaime Picas: una sátira sobre la vida provinciana que funciona como sinécdoque de todo el país. Así reaparece la figura del cacique local, un viejo marqués propietario de todos los locales de la ciudad donde ejercen sus actividades profesionales "las fuerzas vivas". Aprovechándose de esta circunstancia, el marqués se hace servir a la propietaria de La Flor y Nata, la pastelería local, en una interpretación más o menos contemporánea del derecho de pernada. El marido de la pastelera, a la que todos conocen en la ciudad por "el monumento", es un cabrón consentido que mira para otro lado con tal de sacar tajada de la situación.

El guión avanza con precisión mientras el marqués elige a la pastelera para que le sirva de guía y nos va mostrando una sociedad tradicional fundada sobre principios profundamente machistas. Es en ésta descripción de los mecanismos económicos y sociales que rigen la sociedad donde Azcona aporta lo mejor de sí mismo. La toma de conciencia por parte de María de que ha sido un objeto en manos de las fuerzas vivas y el fallecimiento del marqués en pleno éxtasis escopofílico –espía a a la pastelera mientras se cambia a través del espejo- llevan la situación a un punto en el que la pastelera y su marido ya no son útiles al grupo y, al tiempo, suponen una lacra para el buen nombre de la ciudad. Ante la inhibición del marido, la mujer decidirá tomar la iniciativa y vengarse de toda la ciudad.

Forqué potencia todas estas relaciones mediante una puesta en escena en la que los personajes quedan empequeñecidos por la arquitectura y pone en evidencia la naturaleza del deseo masculino -al tiempo que sortea la censura- mediante la exposición a la mirada ávida del fotógrafo de fragmentos fetichzados de la anatomía de Analía Gadé. El más singular de todos ellos es aquel que coincide con el punto de vista del espectador –el fotógrafo está tras la cámara y accede a la visión completa del cuerpo de la modelo- y en el que el pubis queda oculto por una fotografía del fotógrafo con su mujer y sus cuatro hijos.

blog ¡Qué verde era mi duque!Diez años después de realizar El monumento, Forqué decide retomar la historia para convertirla en una comedia burlesca, fuera de época por su erotismo carpetovetónico de calzoncillo y sujetador: ¡Qué verde era mi duque!. El duque titular está interpretado por José Luis López Vázquez y los pasteleros se convierten en sastres. la mexicana Susana Dosamantes es la mujer estupenda y Paco Cecilio, su marido, ahora decididamente homosexual. La aristócrata es Florinda Chico y no ha fallecido, de modo que la trama del monumento en su honor desaparece y el chantaje al resto de los hombres que han intervenido en la infamante intriga deviene una torpe escena de vodevil.

El nombre de Rafael Azcona desparece totalmente de los títulos de crédito, así que hemos de pensar que las aptitudes críticas de la primera versión fueron debidas a su musa y no a la de Forqué.

escribe tu comentario

Para comentar este artículo tienes que estar identificado.

Categorias

Mirándonos el ombligo
8 artículos
Del anaquel
16 artículos
En la Red
8 artículos
Archivos
6 artículos
Perfiles
4 artículos
Temas
8 artículos
Novedades
13 artículos
De qué va ...
592 artículos

Libros de cine en ConoceralAutor.es

El pasado es el destino
Rafael R. Tranche
Cátedra, 2011
NO-DO. El tiempo y la memoria
Vicente Sánchez-Biosca
Cátedra / Filmoteca Española, 2006
¿Qué debes saber para parecer un cinéfilo?
Jesús Palacios
Espasa, 2006
Alexander Mackendrick
Asier Aranzubia Cob
Cátedra, 2011

Se busca contador

El capitán Veneno
Luis Marquina, 1950
Se busca contador
Cuentos inmorales
Francisco Lombardi, Augusto Tamayo, José Carlos Huayhuaca. José Luis Flores, 1978
Se busca contador
La ciudad oculta
Osvaldo Andéchaga, 1989
Se busca contador

Películas destacadas

Eloísa está debajo de un almendro
Rafael Gil, 1943
por Santiago Aguilar
azuloscurocasinegro
Daniel Sánchez Arévalo, 2006
por Daniel de Vicente

Películas por idiomas

aimara | 
català | 
galego | 

Películas por país

¿ Qué nos cuenta Diego Ameixeiras ?

películas (1)

Próximamente

  1. El abrevadero de los dinosaurios de Daína Chaviano.
    Ciencia ficción. Huso, 2017.
  1. Extraños testimonios de Daína Chaviano.
    Fantástico. Huso, 2017.

Hoy en ConoceralAutor.es

Los dioses carnivoros
Rafael Balanzá
Intriga
Algaida, 2017

Próximamente

  1. La estrategia del caracol.
    Sergio Cabrera, 1993
    contada por Montserrat Cano.
  1. Tristana.
    Luis Buñuel, 1969
    contada por Ernesto Uría.
  1. Tesis.
    Alejandro Amenábar, 1996
    contada por Lorena Tomé Medina.
  1. Los cronocrímenes.
    Nacho Vigalondo, 2006
    contada por Carlos Ceruelo.